Peeling Casero

nta15508.jpgAyuda a la renovación de tu piel y elimina las células muertas con estas fórmulas exfoliantes que te harán lucir radiante con una piel limpia y suave. Lo mejor de todo es que son materiales que puedes encontrar en tu hogar. Combate dependiendo de tu tipo de piel.

Para el cutis:

Si deseas combatir la piel seca, debes mezclar un yogurt natural con dos cucharadas de germen de trigo. Esta es una buena opción para el rostro y el cuello; extiende la pasta sobre estas zonas evitando el área de los ojos y haz un masaje realizando pequeños círculos con la yema de los dedos, la presión debe ser suave. Enjuaga con agua tibia y aplica una crema hidratante.

La mejor opción para quien tiene piel sensible es elaborar una pasta con dos cucharadas de germen de trigo y aceite de rosa. Aplica una pequeña cantidad dando un suave masaje, retira con agua tibia, para finalizar aplica crema nutritiva.

Para la piel grasa, vierte en un recipiente una cucharada de arcilla verde, agrega un poco de agua y un tomate maduro sin piel previamente triturado. Mézclalo todo hasta formar una crema homogénea y aplícala en el rostro. Déjala actuar por 10 minutos y con los dedos húmedos, masajea suavemente frente, nariz y barbilla. Elimina la mezcla con agua fría y sella con una loción astringente.


Para el cuerpo:

Si sientes que la piel de tu cuerpo está muy seca, mezcla tres cucharadas de almendras molidas con aceite de almendras dulces hasta que quede una masa fácil de extender. Aplícala con ayuda de una esponja y masajea durante algunos minutos. Limpia con agua tibia.

Para exfoliar la piel normal, debes mezclar tres cucharadas de sal marina y una cucharada de aceite de oliva. Masajea suavemente durante unos minutos.

Elimina las células muertas de la piel delicada con dos cucharadas de salvado de avena y unas gotas de aceite de almendras en un poco de agua templada. Aplica la pasta frotando con la yema de los dedos suavemente, después enjuaga con agua tibia y extiende una emulsión corporal hecha a base de avena.

Si tu piel es grasa te recomendamos hacer la exfoliación cada semana, pero si tu piel es seca o sensible, mejor realízalo cada quince días. No olvides hidratar tu piel y por nada del mundo te expongas al sol inmediatamente después del peeling.

Via Todito

Leave a Reply