Liposucción Ultrasónica

fo_lipo_2.gif La Liposucción Ultrasónica incorpora a la tradicional el uso del ultrasonido interno. La técnica consiste en transmitir vibraciones a la cánula de liposucción a través de un equipo especial. Debido a la velocidad con que se producen estas vibraciones, se da un fénomeno de implosión en las células de grasa, propiciando su eliminación. Para el cirujano es más sencillo introducirla, pues la vibración hace gran parte del trabajo. En estos casos es necesario inyectarle líquido previamente al paciente, ya que debe existir una gran concentración del mismo para que funcione el proceso. También se necesita un conocimiento profundo sobre el manejo de la liposucción ultrasónica, para librarse de riesgos como quemaduras de los tejidos, formación de serosas o tromboembolias, entre otras.

El tiempo que tardan los tejidos en recuperar su forma es aproximadamente de cuatro meses, aunque en algunas mujeres pueden ser hasta siete. Por ello, el cirujano debe esperar a que pase el tiempo suficiente para que se recupere la elasticidad de los tejidos más o menos ocho meses, de esta manera la piel que se tiene que cortar y la grasa que se debe extraer será menor a la que queda inmediatamente después del parto o cesárea.

Leave a Reply