Dormir bien

Dormir

Siempre hemos oído que debemos dormir 8 horas para levantarnos con ánimo para afrontar un nuevo día. Lo cierto es que no siempre podemos cumplirlo. Las obligaciones laborales sumadas a las de casa a veces no lo permiten. Lo que sí es aconsejable tener unos hábitos de sueño regulares, es decir, levantarse y acostarme más o menos todos los días a la misma hora.
Si durante el día no podemos prescindir de la cabezadita de después de comer, es mejor echar la siesta en el sofá y no en la cama. Es preciso que su duración esté entre los 20 y 30 minutos, si es superior a este período evitará que durmamos bien de noche. Si no somos dormilones, es preferible que prescindamos de ella.

Para dormir bien debemos evitar los alimentos o comidas copiosas a la hora de cenar. Así ayudamos a nuestro organismo a aligerar el proceso digestivo y a su vez nosotros nos sentiremos menos pesados. Asimismo no debemos tomar alcohol ni cafeína durante las últimas horas del día para descansar mejor. Otro vicio como el tabaco también nos impide descansar porque nuestro organismo está nervioso y en constante alerta.

Por último, para dormir bien debemos hacerlo con ropa cómoda que no nos impida movernos con libertad. Además debemos mantener nuestra habitación a salvo de ruidos o de luces que nos puedan molestar. Es aconsejable que antes de ir a dormir realicemos actividades que nos relajen como leer un libro o escuchar música.

Leave a Reply